Autora: Paula Bombara

Buenos Aires, 2016

Loqueleo

La novela que les recomendamos este mes es una historia coral, que se va construyendo a partir de las diversas voces de sus protagonistas. No hay un único personaje principal si no que es un equipo de biólogos investigadores de la Universidad de Buenos Aires el encargado de narrar su propia historia. Y así como trabajan en equipo, construyen su relato en equipo.

Es muy interesante adentrarse en la trama de lo que sucede al interior de un grupo de investigadores universitarios y también de lo que pasa a nivel personal en cada una de sus vidas, más allá del ámbito laboral. Al estar contada un poco por cada uno, el lector puede adentrarse en lo que piensan y sienten en relación a los demás y eso enriquece mucho la comprensión de la historia. Sin embargo, a diferencia de otras novelas «corales», en ésta cada personaje narra un momento diferente de la historia por lo que no necesariamente el lector puede enterarse qué sucedió con cada uno de ellos en cada momento. Así, comienza el relato con la voz de Lucrecia, la estudiante joven que se acaba de incorporar al equipo de investigación y que es la encargada de narrar el ingreso de Mirko al equipo y de hacer ver al lector que Mirko no es «normal». Después, será el mismo Doctor Fernando Plazas, el director, quien nos hará compartir sus dudas acerca de si una persona como Mirko podrá sumarse a una investigación biológica y si se dará una buena convivencia con los demás compañeros. El panorama lo completan luego las voces de Alejo y del propio Mirko, que terminarán de adentrarnos en esta hermosa historia.

Lo que guarda un caracol plantea de manera muy realista, sencilla y humana cómo el ser diferente genera diversidad de reacciones en las personas y nos hace tomar conciencia acerca de la dura realidad que viven las personas que no se ajustan a lo que llamamos «normalidad». Es muy interesante que a lo largo de la historia no se explicite cuál es el diagnóstico de Mirko y sí se planteen las diferentes miradas que despierta en sus compañeros. Y la inclusión de su propia voz como uno de los narradores de la historia es una gran apuesta por parte de la autora y, en nuestra opinión, está muy bien lograda.

Verónica Lichtmann

EdeLIJ – Sede Bs. As.